martes, 20 de septiembre de 2011

Carmesina (II)


(...) Una vegada ben inspeccionat el meu nou aspecte, vaig decidir  camuflar-lo. Un poc de color ací, un poc de color allà. Un arreplegat als cabells. Un bon jaquetó, feia molt de fred. I unes bones ulleres de sol, obscures, que taparen els meus ulls, que em feien mal del resplendor del sol contra les cortines de ma casa.
Quan vaig acabar, em vaig dirigir a l’espill que tinc en la entradeta de casa i em vaig observar. La meua sorpresa fou molt gran, quan en mirar l’espill no em vaig reconèixer, estava més marbrenca que abans, les vetes les tenia més marcades, l’embenat pareixia vellut, el meu cabell roig, ara arreplegat, pareixia un niu de falses corals... i el meu aspecte, darrere les ulleres, no era més esperançador. No obstant tot, em vaig decidir a sortir al carrer, enmig d’aquell embolic, interminable, de gent ningú em reconeixeria atapeïda amb el jaquetó de vellut negre, que acariciava amb suavitat els meus muscles, caient suament sobre els pits, excitats, per la frescor que feia al carrer.
Em trobava desconcertada, com si aquell impuls haguera tornat a mi. El cor anava accelerat, els meus ulls estaven desorbitats, quasi tocant el vidre de les ulleres. No sabia el que em passava. Caminava ràpid, sense rumb, enmig d’aquell tumult de gent que m’empentava al abisme, per carrerons estrets i obscurs, perfumats amb forts olors d’orins i humitat. Tapisats amb estels multicolors de vidres  i murs trencats per finestres entreobertes, que amagaven milers d’ulls, de velles, que com a lluentons brillaven observant la escena. La escena de la meua desesperació. Desesperació per lo desconegut.  
Vaig aplegar a una plaça, que havia deixat d’estar tapisada per vidres, a estar-ho per lloses de pedra negra, que vistes de lluny, pareixien grans escarabats egipcis sobre la sorra del desert. Sobre aquestes lloses- escarabat, s’alçava, imponent, una església, de façana escandalosa, pel seus relleus de martiris sagnants, dels quals pareixia caure aquell líquid viscós i dens  sobre les portes del temple. Portes de sang amb lluentons daurats. Decidida, vaig entrar en el temple. Ara, pareixia que aquell mal invisible, que m’entravessava de dalt a baix, haguera cessat. Aquell temple, més bé obscur, em transmetia una falsa seguritat de casa. Enmig d’aquelles voltes ornamentades amb esgrafiats barrocs, i aquella cúpula repleta de frescs fins a la sacietat, em sentia bé. Vaig seure en un banc, pel seu color vaig suposar que de caoba. Allà, baix de la cúpula, milers d’ulls m’observaven. Entre ells, vaig saber identificar a la fe, sostenint la creu, amb els ulls embenats, i... un cor en l’altra mà? Què fa un cor en la mà de la fe? De normal aquesta porta una flama o torxa, però un cor sagnant! Açò em va fer observar detingudament cada figura del fresc. Era com una mena d’al·legoria a la sang, al sadisme... dels martiris d’algunes santes; entre elles santa Apolònia, Catalina, Àgueda i un llarg etcètera de santes matades i rematades per sàdics romans, els quals tenien els ulls desorbitats i unes faccions desencaixades, per aquell sentiment de set, de sang insaciable. Era lo més semblant a una representació de violència de gènere dels nostres dies. L’home fantasiós, descarregant la seua violència continguda sobre la seua muller.  
Mentre em torbava veient els grans frescs de la cúpula en un cantó de l’església, vaig començar a sentir una mena de cants, barrejats amb crits, provinents dels claustres adjacents. En aquest moment, s’obrí una de les portes de sang, entrant tota una comitiva d’hàbits flotants, portadors de ciris, creus negres i eines semblants a la dels martiris de la cúpula. Enmig d’aquell corredor d’hàbits obscurs, es podien veure quatre figures que destacaven per l’hàbit, blanc. Mentre s’apropaven, una olor intensa a sofre i sang s’apoderava del lloc, a coàguls joves, a plasma menstrual, a secreció fresca del líquid, per excel·lència, del suïcidi. L’hàbit blanc estava tacat en diferents llocs per taques rogenques, denses. Aquella comitiva, una vegada situada baix la cúpula, va desfer-se de les caputxes que els tapaven els caps. El meu sentiment fou de sorpresa al veure que tota aquella gent eren dones, rasurades, demacrades... sobretot les quatre noies centrals, amb els seus hàbits immaculats, únicament corromputs per la sang de les ferides, amagades baix les aspres teles de la seua vestimenta. Ferides, que mostraren sense pudor a les mirades de la cúpula. Els crits i els cants, cada vegada eren més forts, insofribles, aguts. Terrorífics. 
Aquella llarga observació em va fer perdre molt de temps. Esglaiada, em vaig girar per sortir d’aquell lloc, que semblava l’antesala del palau de la mort. Ja era massa tard, darrere meua tenia un hàbit negre de la comitiva, el qual una vegada descobert, deixant veure el seu rostre, em va recordar a algú conegut, almenys de vista. Era ell! Era Francesc! L’escultura del col·legi havia cobrat vida! Els ulls rojos el delataren en quant es llevà la caputxa negra de l’hàbit, que tant religiosament portava, dia i nit. Era com un sospir, com una bafada de foc de l’infern.
Al tindre de nou a aquell personatge davant, va tornar el mal al meu cos, com un líquid verinós, que poc a poc, s’obria pas entre les meues artèries. De nou, aquell sentiment violent, sagnant, que havia sentit temps enrere, s’apoderava de mi. A la ment em venien imatges de sang, guerres, sants... d’ell, del seu hàbit, la seua calavera... els seus ulls rogencs en la obscuritat. Enmig d’aquell fulgor, em vaig abandonar a la bogeria, a la pols blanca que m’oferia. Em sentia morta en vida, com si aquells talls, embenats, de les meues monyeques estiguessin esclatant d’èxtasi, tenyint les benes que els cobrien, de vellut roig, el qual sortia sense parar d’aquella part del meu cos, creant rierols de vellut al voltant de l’altar major del temple. Ara estava descontrolada, aquell tapís ja recorria parts del meu cos, el jaquetó negre, ara era de color púrpura, la meua pell blanquinosa s’havia convertit en robí, els meus ulls rogencs deixaven pas a l’obscuritat del violeta, mentre, les serps del cabell cobraven cada vegada més vida enmig d’aquell vellut, que ja ho cobria tot.
            Vaig entreobrir els ulls, veient davant meu els taulellets malva del bany. Tenia fred, em sentia unflada. Flotava. Els meus cabells es movien com violentes serps en l’aigua. Portava tres dies en la banyera, d’aigua pestilent, obscura, de vellut. Tres dies traient sang, com robis, per aquells maleïts talls de les monyeques, creant en l’aigua un tapís inigualable, tapís carmesí, en moviment continu per les serps del meu cabell. M’havia convertit en una mena de medusa clàssica; La medusa de la mort, amb les meues serps de sang, el meu rostre monstruós i el tapís, de vellut, que creava amb la meua mirada perduda, metàl·lica.
            La seua capa negra, ara, em cobria deixant-me veure el que estava tramant al davant meu. En aquell moment, la capa, va deixar de ser un mur infranquejable. Em trobava junt a ella, dolça mare, admetent que havia perdut la partida. Una partida, que des del primer moviment tenia guanyada.
Ara sí, ja formava part del seguici de la mort.

FI

PD. Lo prometido es deuda, mañana empiezo con una nueva entrada.

martes, 3 de mayo de 2011

Carmesina (I)

Miquel Blay. Pell de Marbre. 1982.


La seua capa negra, no em deixava veure el que estava tramant al davant meu. En aquell moment, la capa, era com un mur infranquejable, on únicament, ella, dominava la partida. Una partida, que des del primer moviment tenia guanyada.
            Eren les dues de la vesprada, després d’un dia espantós al museu, em disposava a preparar el dinar. Damunt del marbre, m’esperava un bon tros d’entrecot, que deixava fluir la seua sang fins a formar, sota el tros de carn, una mena de llacuna viscosa i coagulada, que despertava en mi obscurs desigs que des de feia temps sentia.    
No era el primer matí que m’alçava derrotada, enmig de taques de sang sobre el meu coixí. No ho entenia, ningú dormia en mi, era una dona totalment independent, que treballava al museu inventariant els béns de la ciutat, i diguem-ho... perquè no, també fent un que altre favor de catalogació a les cúpules eclesiàstiques, que tantes facilitats m’havien donat per a realitzar el soterrar de ma mare en la capella de sant Francesc de Borja, a la catedral, al qual, no sé per quina raó, ma mare tenia especial devoció. Jo no és que sentira devoció per ell, sinó més bé un sentiment d’estima de filla a pare, cosa que tampoc entenia, ja que, des del dia del meu bateig no havia estat en cap església, això sí, en col·legi de monges fins els 17 anys. Supose que d’ací vindrà el meu sentiment cap aquesta figura, que es trobava al final del corredor, on es disposaven les aules.
Després de moltes nits dormint malament, alçant-me de matí amb un reguer de sang al voltant del meu cap... moltes hipòtesi havien estat pegant voltes a la meua caixa de les idees, pensant que podien ser des de emanacions nocturnes fins a un milacre de Déu. Però, la veritat era un altra.  
            Un altre dia havia aplegat a mi; enmig d’una espiral de núvols i tempestes, em vaig despertar. Era diferent als altres dies, no em sentia cansada, ni caçada per un mal misteriós.
Les taques al meu voltant també havien desaparegut, era açò una senyal? No ho sabia, solament pensava que era diferent, i que allò que em turmentava havia desaparegut pel moment. Almenys, això era el que la meua innocència feia aflorar en la meua ment.
Davant el mirall del lavabo, em vaig arreglar els cabells, que per cert, avui tenien un color més fosc, el roig... havia cobrat especial força en la seua tonalitat, brillava en la seua foscor, s’havia convertit en el roig per excel·lència, roig sang. La meua pell, havia anat adquirint una tonalitat més pàl·lida, era un blanc rosat, com si fora marbre, fins i tot podia veure les vetes d’aquest en la meua pell, tot un circuit de venes morades em recorrien per sota la pell, formant el preciós dibuix de les vetes del marbre, que en algunes zones, com als ulls, pareixien esclatar en alegre simfonia amb el meu ésser. D’altra banda, els meus ulls, havien adquirit una expressió, i un color blanquinós, que mai abans havia experimentat, era com si tingués una pujada de tensió... però supose, que aquesta,  seria la que sentirien els que més prop de la mort estiguessin, era com un abatiment, un cansament... expressat a la mirada. No ho podia explicar amb paraules.       

jueves, 21 de abril de 2011

Un paseo sin más

Señoritas andando por la Gran Vía (Madrid)
              

              Andando sin rumbo, me pierdo por las calles del barrio. 

              Una gran avenida, me da paso a callejuelas encantadoras, con un cierto toque infantil debido a los colores con que sus dueños han pintado las fachadas (verde, rojo, fucsia, amarillo...); coquetas plazas porticadas, donde unos niños intentan subir en patín entre los restos del mercado de la mañana; calles arboladas, que tapizan sus aceras de hojas púrpuras, verdes e incluso amarillas, parece que ya están preparadas para la eclosión primaveral. 
Estas vías no están tan pobladas como su hermana mayor, la que me ha invitado a pasar este distrito. Al contrario, las calles rebosan tranquilidad, e incluso cierta familiaridad. Sus gentes me miran, saben que soy forastero, pero su curiosidad pronto deja de ser ofensiva para convertirse en simple indiferencia. La misma que yo tengo hacia ellos, aunque para ser franco, mis ojos no dicen lo mismo, puesto que buscan con ansia nuevos rincones de la ciudad, nuevas gentes con quien saciar mi galería de tipos urbanos. De pronto, la música parece que acompaña al hallazgo que me espera, frente a mis ojos se presenta un bar del 1929, uno de esos con solera, donde está la gente de siempre, que toma lo de siempre y le deja la misma propina de siempre al camarero, que por cierto, acaba de mirar por el escaparate porque me he quedado absorto mirando el suntuoso interior de tal establecimiento, pensando si entrar o no. Otro día será, voy solo y no llevo conmigo ni siquiera un libro. Sonrío -por lo absurdo de la situación- y continuo andando.

¿Hacía donde voy? No sé ¿Por esa callejuela estrecha que huele a calamares? Me parece bien, pienso.

Mientras me encamino, pienso en como podría ser aquel barrio hace cien años... posiblemente un reducto provinciano de esta gran urbe. Un reducto pestilente, tal vez, pero con mucho carácter. Al menos eso pienso, un carácter que aún conserva como distrito y que muchos pueblos querrían para ellos.

El olor a calamares hace reaccionar a mi estómago, el reloj biológico llama a mis entrañas... no sé que hora es, pero debe ser hora de cenar. Buscando un aparato que me la facilite levanto la vista... Entro en una plaza como una persona importante, con la cabeza bien alta. Parece que a las personas importantes todo les sale bien, y yo no iba a ser menos: ¡Un reloj! Sí señores y señoras, eran casi las nueve de la noche, mi estómago tenía razón.
Ya con las entrañas calmadas, me dispongo en el centro de la plaza. Clavado como un pendón de conquista. Miro a mi alrededor. Aunque un poco oscuro, este sitio me recuerda a Roma. Una majestuosa iglesia se levanta frente a mis ojos, con una cúpula impresionante y un campanario no menos impactante, al igual que sus columnas de orden gigantesco. Todo parece entrar en armonía cuando veo todas las callejuelas desembocar en esta plazoleta, que es acentuada por los árboles, bancos y tiendas que la rodean. Parece que este lugar tiene historia.

              Miro el reloj de la torre. Es la hora. Tengo suerte y puedo entrar a echar un vistazo a esta construcción. Están en misa, pero observo que hay deambulatorio. Entro silenciosamente y me siento a observar. Tengo otro tipo para mi colección de tipos urbanos -¡Bien!-: un chico que discretamente se sitúa al lado de una señorita que acaba de entrar. Le dice algo que no consigo escuchar... pero por el gesto de la chica y la reacción del hombre, será que la operación del susodicho no ha tenido éxito. Se marcha por donde ha llegado. Observando un poco más, me doy cuenta que la Iglesia se ha modernizado... y ha introducido entre sus materiales litúrgicos una pantalla de plasma, un proyector, un escenario y... UNA ORQUESTA! No; que son las señoras del coro. Eso sí, la innovación de disponer las letras de las canciones en la pantalla me gusta, recuerdo cuando no me sabía ninguna canción y nos castigaban los curas en el colegio. Otro gallo hubiese cantado con estas pantallas. 
Ya con mis retinas saturadas de tanta pintura, tanto santo y por la cargante atmósfera provocada por los vapores de la laca de las beatas. Salgo del templo y vuelvo a casa por otras calles, que a esta hora ya están vacías, no como las de su hermana mayor que aún están llenas de gente. Me recuerda a las calles en Navidad. Parece ser que las fechas destacadas de la vida de "nuestro Señor" son también fechas destacadas para el consumismo. 
       
               Es increíble -pienso en mis adentros, que ahora plasmo aquí- como traspasando esa barrera invisible de las grandes avenidas, y recorridos turísticos, se puede entrar en todo un mundo desconocido. Tan, o más conmovedor que los productos estrella. Es como en el cine, un film de serie B -incluso Z, con todas sus pegas- puede ser el inicio de una bonita historia de amor.


Relacionado con ésto de la modernidad dentro de la Iglesia os dejo un ejemplo que me dejó patidifuso varios días. BIOMECÁNICA CRISTIANA! Pasen y vean: EL VERDADERO SIDESHOW CRISTIANO.

¡Tiembla Cronenberg! Tus seres mixtos ya no nos asustan. 

sábado, 16 de abril de 2011

Ánsias de volver

Queridos amigos/as del ciberespacio,

me encuentro en un momento delicado STOP falta algo más de un mes para que entregue siete capítulos de la tesis STOP sólo entonces seré un poco más libre STOP aunque otros yugos me apretarán STOP prometo que el día dos de Junio -el día uno tengo que entregar los siete capítulos- a lo sumo el tres, os ofreceré en sacrificio una entrada curiosa STOP no os puedo adelantar nada más STOP también os prometo ponerme al día en vuestros trabajos STOP

Sin nada más que decir STOP me despido CAMBIO Y CORTO

Os dejo con un re-cut que hará vuestras delicias...

miércoles, 23 de febrero de 2011

Manuscrito


Ilustración: Bruno Millán


Su color café me volvía loco. El tacto, un tanto resbaladizo, de su piel enturbiaba mis pensamientos. Como se desenvolvía entre mis manos era un placer inexplicable… pero, sobretodo, su olor, ese fuerte perfume que dejaba en la estancia, hacía estremecerse hasta el último poro de mi cuerpo, que esperando más y más, se deslizaba, cuidadosamente, hasta lo más fondo de su ser.

Me sentía como un voyeur espiando.

Primero, sentí vergüenza; más tarde, nervios, miedo… conforme me adentraba en su mundo, le conocía más, y eso me asustaba profundamente. Finalmente, no pude evitar llorar por aquel chico.

Siempre recordaré aquella primera lectura consciente, de una vida inconsciente. Plasmada, sin más, en un libro de tapas color café y membranosas hojas centelleantes.


viernes, 11 de febrero de 2011

Mujeres y toros: sangre, lágrimas y lunares


           
            Bien es sabida por todos la obsesión de la humanidad por asociar a la mujer comportamientos animales, perversas metamorfosis, con grotescos y eróticos resultados, o simples asimilaciones de gestos. Casi siempre fruto de la misoginia dominante en las primeras líneas de la cultura, de la sociedad.

Ya, desde la Prehistoria se asociaba la figura de la mujer a divinidades superpoderosas, normalmente asociadas con la naturaleza, a la Madre Tierra, a diosas de la fertilidad; que todo lo dan y todo lo quitan. Así, proliferaron numerosas esculturas de pequeño formato, que hoy día nos hemos empeñado en llamar Venus, pero que distan mucho de la habitual visión que de esta figura mitológica tenemos; se nos presentan con los miembros sexuales enfatizados, descomunales. Rasgo que permanecerá en la representación de la mujer, según mi parecer, hasta nuestros días [sino ¿Para qué están las operaciones de estética, sino para exagerar los rasgos de una persona? Sólo basta con mirar al famoseo de nuestro alrededor; véase pechos, nalgas, etc.], y no con muy distintos objetivos: su divinización en el mundo del catch y la seducción de otro ser humano para su fertilización. Pero dejemos esto a un margen.

Venus van Savignano-paleolítico- Museo Pigorini (Roma)


Continuando con la disertación de Mujeres y toros, como ya se ha dicho, bien es sabido el paralelismo que normalmente se realiza con la figura de la mujer y del animal; Hoy estamos aquí para hablar de esto, y en concreto de la fuerte relación de la mujer con el sector bovino.

                La relación de las féminas con el astado viene de lejos; ya la Antigüedad nos da testigos de un creciente acercamiento, más o menos violentos, consentidos o no. El primero que nos viene a la cabeza es el de Europa; según la leyenda [y Wikipedia], Zeus estaba enamorado de Europa y decidió seducirla/violarla [las dos versiones son válidas]. Transformándose en un toro blanco, que se mezclaría con las manadas de su padre. Europa mientras recogía flores cerca de la playa, vio al toro y acarició sus costados y, viendo que era manso, terminó por subir a su lomo. Zeus aprovechó la oportunidad y corrió al mar, nadando con ella a su espalda hasta la isla de Creta. Entonces reveló su auténtica identidad y Europa se convirtió en la primera reina de Creta. El acto amoroso tuvo lugar bajo un plátano, árbol que, según la mitología, debe el que sus hojas sean perennes a este acontecimiento. Tras llegar a Creta, Europa tuvo tres hijos, engendrados por Zeus: Minos, Radamantis y Sarpedón.


Europa y el toro de Gustave Moreau (c. 1869)
 Un segundo encuentro con esta figura es la leyenda de Pasífae -un encuentro muy fructífero según nuestro parecer en cuanto a todo lo que se desarrolló después- ¿Podemos decir que como residuo de los gustos de su madre? El mito nos narra la historia de la mujer del rey Minos. Toda la historia se inicia con la afirmación de su señor marido diciendo que sacrificaría lo primero que saliera del mar, Poseidón hizo salir un toro, pero Minos lo encontró tan hermoso que lo incorporó a sus rebaños y el dios, enfurecido, según Diodoro Sículo, Pausanias, Virgilio, y Apolodoro, para vengarse de la afrenta que le había hecho Minos, hizo que la reina se enamorase del toro que se había librado del sacrificio. Ella, por otro lado, confió su pasión zoofílica a Dédalo, quien prometió ayudarla. Así, construyó una vaca de madera hueca que cubrió con un cuero. Le puso ruedas ocultas bajo las pezuñas y la llevó a la pradera de las cercanías, donde el toro de Poseidón se encontraba junto a los rebaños de Minos. Luego de enseñar a Pasífae cómo se abría la portezuela corrediza situada en la parte trasera de la vaca [en el culo], y de ayudarla a entrar, se retiró discretamente. El toro blanco no tardó en acercarse y montar a la vaca de madera (de donde se deduce sin duda que Dédalo también afirmó las ruedas al piso), de modo que Pasífae vio satisfecho su deseo. Quedó, de esta manera,  encinta, pariendo un engendro mitad hombre y mitad animal: el Minotauro.

Pasífae;André Masson (1937)

A partir de éstos mitos se desarrolló un amplio imaginario que ocupó frescos, telas, papel y demás durante muchísimos siglos. Recordemos que como decía Goya en sus caprichos: El sueño de la razón produce monstruos; así, la pervivencia de estas figuras no estará en peligro gracias a la facilidad que tenemos para dormitar nuestra razón, o mejor, para alienarla.
Diversas tendencias se desarrollaron en los sucesivos siglos, llamándonos poderosamente la atención la aparición de la mujer fatal y su magnífica figuración en el siglo XIX, donde poetas malditos y artistas varios se encargarían de perpetuar la maligna [a la par que deliciosa] imagen de este personaje. Asimilando el concepto a variadísimos imaginarios, entre los favoritos se encontraban el animalístico y el psiquiátrico, que normalmente se cogían de la mano en numerosos relatos.

Majas en balcón, F. Goya (1810-12)

Pero me temo que la disertación no irá por estos derroteros, sino que nos centraremos en nuestro territorio patrio, donde la relación de las señoras con los bovinos está mucho más arraigada que la simple lectura del horóscopo. Una relación mucho más violenta, emparentada con la tauromaquia [acto cruel y atroz, la crítica del cual dejaremos para otro día].

Portada Vogue diciembre 2007


Y es que, si de algo entiende nuestra España más cañí es de cuernos, corridas y señoronas dispuestas a dejarse la voz y el tipo en ello. Cuando pienso en toros y España lo primero que me viene a la mente [a parte del vocablo tópico] es un tejido multicolor de mantillas, peinetas, caracoles de pelo a lo Estrellita Castro, labios rojos, ojos morunos [como dice aquella canción de Baccara], lentejuela, dorados, vírgenes, Cristos, la duquesa de Alba, paquetes marcados bajo mallas apretadas, etc. Aunque parezca el armario de un travestí no lo es, pero fácilmente podría serlo.
 En un país como el nuestro, machista, y un campo de acción más misógino si cabe no hay duda del papel asignado a la mujer: admiradora/mujer de/incentivación para afrontar el toro… Y si alguna llega a involucrarse en el mundo del toreo, tranquilos que ellos se encargarán de que vean la calle lo antes posible.
Pero dejando de lado esto, vamos a lo que nos interesa: la mujer y el toro. Será rápido e indoloro (para nosotros).

La primera parada del viaje por la galería de consortes del señor bovino son nuestra queridas folclóricas; sí, coplistas y toros son lo que Zeus a Europa. Una retahíla de nombres me nublan la mente, pero sin duda es Rocío Jurado la que se lleva el oro, mujer entregada a su segundo matrimonio con el torero José Ortega Cano. Su papel frente al toro no pasó de ser de simple espectadora, acicalada con mantilla, teja y un modelito que “animaba” a su torero en la faena. A parte de su carrerón estelar como cantante, no dio mucho juego en el sector bovino, más que sus desgarradoras canciones a su toreador.
Otra de las grandes es Isabel Pantoja, con sus dientes sempiternos… una relación más oscura y perversa, casada con el torero Paquirrín, quien suponemos que la aficionaría al mundo del toro, ya que años más tarde su relación con este animal sería más estrecha y directa, como ganadera de sus propias bestias… ¿Una Pasífae patria, con bigote y patillas? ¿ O simplemente un sitio donde dejar reposar el dinero negro? 

Rocío Jurado

Virgen del Rocío

Isabel Pantoja

La segunda parada de nuestro paseo por esta cámara de las curiosidades son las mujeres de los toreros, teniendo el histérico ejemplo de Belén Esteban; como todos sabemos no llegó a ser mujer del torero Jesulín, pero a éstas estuvo. Eso sí, quedó preñada como Pasífae, engendrando a un ser que haría despertar mil tormentas y humores como el Minotauro. El papel de ésta va mucho más allá que el de las folclóricas que se dedicaban a cantar su amor en los conciertos y a estar frente al toro espléndidas. Ahora cambiamos los trajes de faralaes, por ropa de mercadillo, tinte rubio y bisutería barata; el amor por el odio/rencor y los conciertos por los platós de televisión. Este es el nuevo cóctel explosivo de las ex mujeres de los toreros: lágrimas, platós, tinte, infantes, denuncias, juzgados… dejamos atrás la época dorada.


Belén Esteban

La tercera, y última parada es todo lo contrario a lo visto en las líneas anteriores; podemos decir que mucho más cercana que aquellas, pero más crítica respecto a la tauromaquia. Esta parada es el de todas aquellas mujeres que se ponen en la piel del animal, que realizan la metamorfosis en bovino [recordándonos a los imaginarios de las femme fatale], que sufren sus calamidades… Me viene a la cabeza la fantástica publicidad que hizo Alaska junto a Gatti para PETA; donde aparecía ella desnuda, como el animal, con los tacones simulando las pezuñas y las banderillas atravesando su lomo cual pinchito moruno. Este espectáculo era visto por mis globos oculares con tal admiración que no sabía si el rostro de la artista era de agonía o excitación…

Alaska por Gatti para PETA

Esta imagen me hizo reflexionar entorno a una película que caló muy hondo en mi persona:

Manolete de Menno Meyjes, 2007

Lamentablemente aún no estrenada en nuestro país.

Y os preguntaréis ¿Porqué caló tan hondo en su ser? Pues por razones tan obvias como toda la reflexión anterior. Un film que no puedo describir más que como una gran fuente de ensalada donde se mezclan diferentes vegetales con los más diversos tópicos referentes a nuestro país y a la mujer española, la Carmen de Bizet. Residuos de la leyenda negra, pero como en todo, una parte oscura lleva a una cara “clara”: la leyenda rosa, que es lo que nos ocupa.

Para empezar con los tópicos, los diversos títulos que se le han asignado en los países donde ha sido estrenada, en Inglaterra The Passion Within (algo así como “dentro de la pasión”) o en Canadá Manolete: Blood and Passion (Manolete: sangre y pasión); y como no las joyas de la crítica dedicadas a ella: Blood, bulls and boycott: Manolete strikes again; lo único malo es que las deudas de esta producción han eclipsado la variedad de temas que ésta oculta bajo tantos oros, santos y arena. Bueno, no. En realidad no hay variedad más allá de los tópicos del hombre masculinísimo que todo la hace bien y la mujer hiperfemenina [para la época claro] que es una puta, que lleva a la perdición a un hombre que estaba encauzado por el camino del “bien”. Reveladora es la secuencia de plano contra plano de los ojos de los tres involucrados: Manolete, Antoñita e Islero [el bravo que acabó con la vida del torero] y de las pezuñas del animal con el capote del torero y los tacones de la susodicha… una asimilación asombrosa para nuestro momento histórico: la mujer es quien le lleva a la muerte ¡Oh si! Ella es la única culpable por no gustarle los toros, por no gustarle ir a ver como matan a otro ser vivo, ella es la culpable a la que obligan –en pocas palabras- a ir a las corridas a ver a su pareja. En fin. 



Película, según mi opinión, que narra demasiado bien el papel que la mujer tiene muchas veces frente al toro: como ménade, puta y materialización del poder.

                Hoy en día, todavía la mujer se enfrenta a la figura del toro en el día a día, pero ahora encarnadas por cientos de toreros que inundan la parrilla televisiva, en las noticias, los programas de cotilleo, los zapping, etc. Pero parece que la tendencia está cambiando; y si antes las figuras centrales de nuestra sociedad cañí eran la folclórica y el torero, ahora son los futbolistas y sus parejas [a las cuales no puedo enmarcar dentro de una profesión como tal ya que su procedencia es muy diversa, desde modelos hasta cantantes].    

Estamos preparados para el cambio de los cuernos al balón, Pero ¿Para cuándo el cambio de la hipocresía machista a la liberación sexual en estos campos?

domingo, 6 de febrero de 2011

Llanuras rojizas


DELVAUX, P. El diálogo

Convertido en una flamante gacela de rojo pelaje, rallado con un fuerte carbón negro, me entretengo andando por las llanuras de mi inconsciencia. En medio de aquel paisaje enrojecido por el atardecer, como si el Sol tuviese vergüenza de la Luna, me disponía fuerte y lozana. La penumbra ya asomaba por el este, con destellos de luz de luna y del lucero resplandeciente. Ese momento para mi era un caos, momento en que las quimeras de mi mente empiezan a fluir, situación mágica cuando el día es cubierto por el manto de la noche, desplegando sus alas ennegrecidas de carbón. En ese momento empiezo a perder mi razón.

La penumbra del ocaso turba las imágenes, me engaña. Entre el mito y el
logos vislumbro los objetos y los sonidos, que se enredan en mi mente como esfinges chillando, me aturden y me encandilan. Me encanta. En mi paseo aturdido por las sabanas de mi inconsciencia, corro entre la vegetación en plena soledad, me siento libre, respiro el aire sin contaminación, noto como penetra entre los pelillos de mi hocico, me pasa por la tráquea hasta llenar los pulmones, acabando con el vómito de éste, de nuevo, al exterior. No me notaba cansada, aunque llevaba horas recorriendo aquellos paisajes desiertos de mi masa encefálica, en busca del día que estaba muriendo; eso sí, notaba la necesidad de refrescarme. Así pues, dirigí mi paso ligero hacia una charca que había observado unos metros atrás.
Llegué, y allí estaba. El agua cristalina también cedía a la penumbra. En su superficie se mezclaban nenúfares y juncos, los cuales con la rozadura del aire parecían hablarme, chillarme... en medio de estos sollozos vegetales, deslicé mi cabeza sobre el agua, ya negra en su interior y dorada en la superficie debido a los reflejos, ya pálidos del Sol. Notaba el agua pasar por mi interior, tenia una textura más densa de lo normal, como viscosa. En ese momento, noté como la charca dejaba de mostrar los círculos concéntricos de mi hocico metido en ella, para dejar paso a un movimiento serpenteante, pesado. Yo ya había saciado mi sed animal. Me marchaba. En cuanto di la espalda a la charca del este, de la penumbra; noté como un ser se abalanzaba sobre mi lomo, suerte que era una rápida gacela y esquivé la caída del ser misterioso.
Me giré para observarlo. Era una forma enroscada, como triste por su fallida misión. Negra como un tizón, con un ribeteado verdoso y unos ojos amarillos, rasgados por el centro, como un profundo barranco. Solo podia ver su gran cabeza sobre ese amasijo de carne helada, que era la suya.
Era una serpiente enorme. No tardó, al verme parada frente a ella, en volver a atacar. Esta vez me pilló desprevenida, y con un movimiento rápido clavó su gran agujón sobre mi lomo; mi flamante espalda rojiza, rallada por carbón negro, ahora empezaba a mostrar ribetes de color rubí, cual tiara de una princesa. Ese pinchazón me recorrió el cuerpo entero, como una descarga eléctrica, atravesó, primero mi lomo y luego mi cabeza, llegando a los puntos más remotos de mi sistema nervioso. Este aguijonazo me sirvió para saltar con furia, rabiosa, sobre su viscoso cuerpo, y aplastarle su débil cráneo sobre aquel tupido suelo de la ciénaga, cubriendo de rojo carmesí la orilla de la charca.

Ahora entendía el lamento de los juncos y el movimiento tembloroso de los nenúfares, avisándome de aquel oscuro ser.

Con la última exhalación de aire de ese monstruoso ser me desperté. Todo, no habia sido más que un sueño; y la serpiente, la almohada de mi cama, enroscada a mis piernas, sudorosas, después de tan grande, y extraño, viaje.

GRÜNEWALD, M; Las tentaciones de Sant Antonio