Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

Manuscrito

Mujeres y toros: sangre, lágrimas y lunares

Bien es sabida por todos la obsesión de la humanidad por asociar a la mujer comportamientos animales, perversas metamorfosis, con grotescos y eróticos resultados, o simples asimilaciones de gestos. Casi siempre fruto de la misoginia dominante en las primeras líneas de la cultura, de la sociedad.
Ya, desde la Prehistoria se asociaba la figura de la mujer a divinidades superpoderosas, normalmente asociadas con la naturaleza, a la Madre Tierra, a diosas de la fertilidad; que todo lo dan y todo lo quitan. Así, proliferaron numerosas esculturas de pequeño formato, que hoy día nos hemos empeñado en llamar Venus, pero que distan mucho de la habitual visión que de esta figura mitológica tenemos; se nos presentan con los miembros sexuales enfatizados, descomunales. Rasgo que permanecerá en la representación de la mujer, según mi parecer, hasta nuestros días [sino ¿Para qué están las operaciones de estética, sino para exagerar los rasgos de una persona? Sólo basta con mirar al famoseo de nuestr…

Llanuras rojizas

Flesh or meat?

El cuerpo humano se convertido en una de las mayores obsesiones durante toda la historia de la humanidad; testigo de ello son las múltiples representaciones que de éste nos han quedado, las que se están fabricando y las que vendrán. La primera expresión “material”  del hombre fue plasmar en las paredes de una cueva partes de sus propios cuerpos, los cuales recubrían con pigmentos aglutinados con grasa animal, sangre, etc. presionándolos sobre la superficie rocosa. Quedando estampados para la eternidad.  Esta libre expresión cada vez fue cosificándose más y más hasta llegar a la Edad Media, donde en medio de absurdos dogmatismos se quisieron ocultar todos los aspectos carnales del cuerpo (¡no es absurdo!), mostrándolos solamente cuando la devoción lo requería, cuando había algún interés detrás… reservando el privilegio a representaciones de mártires, guerras santas y como no, a Jesús, encarnación del propio Dios en la Tierra. Representaciones que escondían las suculencias de la carne de…