Ir al contenido principal

¿Alguien ha dicho felicidad?




Cчастье (Felicidad) de Александр Медведкин (1934)

          Ayer los habitantes de Barcelona tuvimos la gran oportunidad de acudir a ver un film del año '34 con música en directo. Y yo, llamado por el interés que despierta en mi el cine soviético, decidí acudir a la filmoteca. Personalmente no conocía esta película, fue una grata sorpresa... algo así como encontrar la felicidad.

                  


           Nos encontramos ante una pieza que hará las delicias de aquellos que amen el cine mudo. Una comedia negra, surrealista y profundamente alegórica. 
La producción que nos ofrece Медведкин es una comedia que como muchas de la época tira del slapstick para articular a su alrededor una parábola político-social, en este caso sobre de la situación de Rusia de los '30; al mismo tiempo que reflexiona sobre el materialismo, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Una sátira que seguramente para muchos falle en la moraleja final, pero que por su ingenuidad solamente dibujará una sonrisa en nuestros rostros. Será sin duda esta esta falta de sutileza lo que hará esta película tan entrañable a ojos del espectador.


Un rasgo que llamó mi atención fue el interés de Медведкин en tratar la historia como una fábula infantil (sacada literalmente de algún cuento de Afanasiev) caricaturizando a todo ser y objeto de la cinta, no quedando lugar a dudas para descubrir quien es el bueno y el malo en este circo social: narices postizas, pies gigantes, caballos con lunares que suben a los tejados, monjes que se pelean por una billetera, cadenas y candados exacerbados -que no hacen más que destacar la idea de propiedad-, soldados que parecen sacados de una fiesta, de cabezudos y gigantes (el poder militar nunca da la cara)... todo este conjunto de bizarreces ayuda a ensalzar la película a una inteligencia (cómica) sublime que queda reflejada -para mí- en una escena maravillosa: la escena del molino... Chaplin o Keaton no hubiesen  dudado en utilizarla.  Pero además de los rasgos estéticos, los diálogos -o cartelas- llegan a ser totalmente impredecibles, dadaistas... como si se tratase de escritura automática.



                Finalmente puede que el producto funcione más como curiosidad que como película en sí, pero ¡qué rareza más excepcional! Sin duda, es el carácter irreverente de sus escenas lo que más nos llama la atención. ¿Será por su parecido a la obra de nuestro querido Goya? ¡GOYA EN MOVIMIENTO!
Sin duda solamente tengo buenas palabras para referirme a este trabajo de Медведкин, tanto por su delirio como por su ingenuidad y/o falta de sutileza.

Disfruten esta road movie soviética al más puro estilo lacado.



Ve a buscar la felicidad y no vuelvas con las manos vacías
Al final la felicidad no era lo que pensabas, contigo murió la felicidad: la felicidad de estar juntos, de crecer, aprender, enseñar, compartir, disfrutar...



Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuestión de tacto: PIELES

Después de un tiempo de silencio vuelvo a escribir, pues ya no puedo dejar más cosas en mi interior.
"Pieles" de Eduardo Casanova (2017) ha sido la elegida para romper este letargo.  Ya iba siendo hora de sacar a relucir temas tabú en la sociedad. Temas que hasta el momento solamente se trataban en películas fantásticas, de terror o documentales.

Cuando ves el film sientes muchas cosas a distintos niveles, es como un vómito de ideas, conceptos, teorías, influencias y ganas de gritar. Pero vamos a ir por partes.
La película comienza con un prólogo un tanto inquietante, envuelto en una estética naíf  que será la marca de la película, su ritmo. Un bonito envoltorio, lleno de referencias trash, para un discurso más oscuro, incluso político. El joven director, siguiendo la estela de Joel-Peter Witkin, propondrá buscar en la carne deforme la presencia de "lo sagrado", proporcionando un papel principal a todo aquello excluido de los discursos dominantes.
JOEL-PETER WITKIN

Rosita: transgresión, humor y picardía.

Estoy de vacaciones, he vuelto al pueblo y ésto siempre produe en mi mente un proceso retrospectivo de ciertas cosas que aquí he podido vivir: algunas graciosas, otras tristes... pero sobretodo curiosas. En esta fase retrospectiva me encontraba cuando hablando con un amigo no podíamos parar de reír al recordar cuando conocimos a una de las artistas que más se grabaría en nuestra mente, al principio solamente por su exhuberante físico y curioso espectáculo y más tarde por sus picaronas letras. Recuerdo que fue en una de las fiestas de los jubilados que se organizan en los pueblos...  allí estaba, saliendo tras unos cortinajes de terciopleo azul flanqueada por dos altavoces, una señora ya mayor (para mi vieja, pero claro, yo era un niño), gordita, con el pelo rubio y las uñas muy largas, que se había enfundado en un ajustado vestido negro lleno de brillos y lentejuelas multicolores, y que dejaba al aire la parte de su anatomía más sobresaliente: sus enormes y generosos pechos, cuya p…

Маяковский: ¿futurismo, progreso o sentimientos humanos?

Maïakovski, Poemas; Ediciones 29, 2002 (Barcelona).
Sin duda, uno de los libros más interesantes que he leído en las últimas semanas. Aunque sea un pequeño compendio es potente, nos hace recordar la fuerza de los futuristas, su amor por las máquinas, lo metálico, el progreso... aunque a diferencia de los futuristas italianos tienen un mayor apego por la tierra, por su  Матрёшка, la madre tierra que los ha visto crecer, por el comunismo (los primeros momentos, claro) y su convincente pensamiento de devolver a los campesinos lo que era suyo: la tierra. Es interesante ver como nuestro poeta muestra devoción por el progreso de la comunidad pero sin abandonar sus tradiciones y su gente... al respecto hay varios poemas dedicados a su estancia en América dónde nos narra su vuelta antes de que el visado de turista de caducara, mostrando su desinterés por lo que aquella tierra novedosa le ofrecía. Sin duda su vieja Rusia, la sucia Europa, le ofrecía la solera que sus escritos necesitaban. Escrit…